Estar en el momento justo con la startup indicada: GoSchool y la educación en aislamiento

Cómo la digitalización de la educación se agarró de una startup mendocina: cifras y entrevista con Ezequiel Prieto sobre GoSchool.

Todos hablamos de lo mismo estos días. Conductores de noticiero, publicidades de telefonía, páginas de memes y virales de whatsapp lo replican: la sociedad está cambiando. Los consumos y las formas de hacer nuestras tareas se están modificando con el Coronavirus y el aislamiento.

levadura-faltante

En ese cambio y esa adopción de nuevas formas, ciertos fenómenos se destacan y explotan su popularidad. Las videollamadas con Zoom, los panes de masamadre, los challenges de TikTok y el café batido oriental Dalgona Coffee que copó YouTube. Nos pasamos data de cosas para hacer en casa. Empezamos a usar las mismas apps. Nos volcamos a las pantallas como medio para resolver – prácticamente – todo, desde comprar verduras hasta que nuestros hijos hagan la tarea de matemática.

Y acá en esta digitalización de la vida que llegó de golpe y ataca a universidades, gobiernos y pizzerías por igual, emergen las queridas soluciones en forma de startups. Hoy queremos contarles uno de estos casos que sucedió con una startup made in Mendoza, parte de las marcas en las que invierte Embarca: GoSchool.

Para los que no están taaan familiarizados con el ecosistema emprendedor mendocino, va una explicación directa y elegante sobre qué hace esta startup: GoSchool es un servicio para mejorar y agilizar la gestión académica, la comunicación y el acceso a la información de docentes, alumnos y la comunidad educativa en general. Su servicio de Aula Virtual incluye la posibilidad de compartir archivos y enlaces, armar foros, brindar tareas con entrega online y realizar exámenes y calificaciones, todo dentro de un entorno digital seguro y manteniendo la privacidad de los datos ingresados.

Si le tuviéramos que explicar muy muy burdamente: es una plataforma de gestión para escuelas y aula virtual para educación online.

A partir del decreto del aislamiento y ante un panorama de tener los alumnos en casa sin fecha fija de retorno, GoSchool fue una de las herramientas a las que la educación se subió cual bote de rescate del Titanic. La startup ya estaba activa y trabajaba con algunas instituciones, ofreciendo un abanico de opciones que – con la educación presencial – no a todos les resultaban completamente esenciales, pero que con la llegada del COVID-19 se volvieron indispensables.

Vamos a ir con cifras y datos duros que pueden explicar todo mejor:

  • Durante los primeros 10 días de cuarentena se registraron en el sitio cerca de 1.000 instituciones argentinas nuevas, las cuales, a su vez, sumaron aproximadamente 60.000 usuarios. Por su parte, aquellas instituciones que ya usaban el servicio agregaron 25.000 usuarios nuevos.
  • Asimismo, la web pasó de 150.000 a 1.200.000 páginas vistas por día. En la aplicación, los eventos aumentaron de 90.000 a 500.000 por día.
  • Del total de establecimientos nuevos registrados en el país, el 60% pertenece al sistema público, mientras que el 40% pertenece al ámbito privado, y abarcan todos los niveles de enseñanza: desde el nivel inicial, primario y secundario hasta institutos y escuelas de oficio.
  • Los picos de actividad se ubican principalmente en las provincias de Buenos Aires y Mendoza, luego siguen Santa Fe, Ciudad de Buenos Aires y Córdoba. En Latinoamérica, después de Argentina, Chile, Colombia y México registran los mayores niveles de uso.

Con estos números, GoSchool pasó de ser un proyecto encaminado pero todavía en crecimiento, a poder ser denominado uno de los líderes en gestión académica. El equipo entonces decidió calzarse estos zapatos y comportarse como tal líder, liberando su servicio de Aula Virtual de manera gratuita para que escuelas y docentes de toda Latinoamérica pudieran trasladar sus contenidos a la modalidad online.

home-school

Entrevistado de forma virtual (pues #QuedateEnCasa ante todo), Ezequiel Prieto – el CEO y fundador de la plataforma educativa GoSchool – nos cuenta cómo él y su equipo encaran este desafío y aportan, desde su lugar, a la lucha contra el COVID-19.

Cuando hicieron del Aula Virtual un espacio gratuito, ¿esperaban este nivel de demanda? ¿Estaban preparados para recibir a tantos usuarios nuevos?

Planificamos todo lo que pudimos, pero no sabíamos si se iban a registrar 200, 500 o 1.000 escuelas, menos el nivel de actividad que íbamos a tener. Por la experiencia que tenemos en tecnología y la robustez de la plataforma es que pudimos afrontar el desafío sin mayores inconvenientes.

¿Cómo pensás que influye esta emergencia sanitaria en los modelos de enseñanza actual?

Creo que con el COVID-19 se rompió el paradigma. Por años fuimos evangelizadores de las herramientas digitales en el aula; hasta hace un mes había directivos que no comprendían la necesidad de digitalizar sus procesos, de poder acceder a información en tiempo real. Hoy, eso quedó en el pasado, no hay vuelta atrás.

Ahora todos pensamos un futuro digital, nadie se va a arriesgar a que la próxima crisis nos agarre igual de desprevenidos.

Más allá de que estamos viviendo un momento histórico, ¿por qué creés que es importante contar con estos espacios virtuales de enseñanza?

Porque nuestra realidad cambió hace mucho tiempo, aprendemos cuando queremos y desde cualquier lugar; el contenido está disponible siempre, al alcance de todos. El modelo tradicional en que el docente era el reservorio de la “verdad” ya caducó. Hoy, los mejores docentes son los que tienen las habilidades para guiar a sus alumnos en elegir los mejores contenidos y en formar un pensamiento crítico sobre esos contenidos.

Con este cambio de paradigma vienen los nuevos espacios de relación. No estamos limitados ni temporal ni geográficamente, entonces, ¿por qué un alumno que está enfermo en su casa no puede acceder al contenido de la clase y sí a YouTube o Wikipedia para capacitarse sobre cualquier cosa? Es hora de disponibilizar en un ambiente digital lo que ocurre en el aula.

¿Habrá algún descuento a futuro para las instituciones que se registren ahora en GoSchool?

Estamos analizando un modelo que le permita a todas las instituciones públicas y privadas que se registraron poder seguir usando el servicio cuando termine la suspensión de clases. Uno de las misiones de GoSchool es democratizar la tecnología en la educación.

Reflexiones sobre este caso hay muchas. Nosotros elegimos cerrar con una: este caso del que escribimos acá, pasó acá. Esto es el ecosistema emprendedor mendocino. Innovando sin quedarse quieto. GoSchool pueden haber más, para eso estamos trabajando: seamos el bote de Titanic al que todos quieran subirse. Nosotros encantados de guiarlos.

¿Y por casa cómo andamos con el aislamiento? (para los que llegan por primera vez a nuestro blog y no nos conocen mucho, sale machete: “casa” seríamos nosotros, Embarca, y los programas de Aceleración e Incubación que estamos llevando adelante) Seguimos en vuelo. Reuniones virtuales y actividades online con los batchs todos los días. Muy relajados como pueden ver en este tuit de Valen, uno de los miembros fundadores de Embarca.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *